29 de febrero de 2020

Pleonasmo y ejemplos



Pleonasmo y ejemplos. Pleonasmo es una forma de redundancia, es decir lo mismo dos o más veces con otras palabras. Ejemplos: lo vi con mis propios ojos, sube para arriba, baja para abajo, más pero sin embargo.

Pleonasmo es un vicio del lenguaje que debemos evitar tanto en el lenguaje escrito como verbal. Si incurrimos en pleonasmos, demostramos nuestras carencias en el dominio del habla.

Un texto donde hay varios o muchos pleonasmos pierde calidad, y el autor es visto como alguien descuidado en la redacción. A fin de evitar ese tipo desarrollamos este post titulado: pleonasmo y ejemplos.

Si en el habla cotidiana o en discursos públicos pronunciamos pleonasmos, mostramos las carencias que tenemos en la articulación de las ideas.


Pleonasmo y ejemplos


Estos son los ejemplos de pleonasmos, que mostramos al inicio de este artículo:

  • lo vi con mis propios ojos, 
  • sube para arriba, 
  • baja para abajo, 
  • más pero sin embargo.
Ahora, en este artículo que hemos denominado Pleonasmo y ejemplos, pasemos al desglose de los errores enumerados en la lista anterior.

Pleonasmos y ejemplos: explicación de los errores



Lo vi con mis propios ojos 


En esta frase la idea está dicha más de dos veces con otras palabras: quien ve lo hace hace con los ojos, y tampoco utiliza la vista de otra persona para mirar; de manera que decir "lo vi con mis propios ojos", es un pleonasmo y una redundancia.



Forma correcta de la frase:


Lo vi.

Formas incorrectas de esta idea:

a) Lo vi con mis propios ojos.
b) Lo vi con mis ojos.

Pleonasmos y ejemplos: otro caso

Sube para arriba

Cuando alguien sube, lo hace hacia arriba; es redundante decir que alguien subió para arriba.

Frase correcta: sube.
Frase incorrecta: sube para arriba

Pleonasmo y ejemplos: Baja para abajo

Esta frase es similar a la anterior, por lo que aplican las mismas explicaciones: si alguien baja, es obvio que lo hace hacia abajo, no para arriba; es un pleonasmo decir baja para abajo.

Frase correcta: baja

Más pero sin embargo

Esta frase la he oído en discursos públicos y en el habla cotidiana de quienes pretenden ser elegantes en la elocuencia -eso imagino (y que tal si dijera: eso imagino yo, ¿verdad que estaría incurriendo en redundancia y pleonasmo?)-. 

A todas luces, la expresión "más peros sin embargo" es un pleonasmo.

Pero es una conjunción adversativa, mientras que más y sin embargo son conectores contraargumentativos del discurso.

Con la utilización de alguna de las tres expresiones la idea se entiende y el hablante no incurre en pleonasmo.

Pleonasmo y ejemplos, más casos. Veamos la expresión "más pero sin embargo": 

Los alumnos querían ir a clases en domingo, más pero sin embargo sus padres no los dejaron ir porque se imaginaron que buscaban un pretexto para salir a divertirse.

Los alumnos querían ir a clases en domingo, pero sin embargo sus padres no los dejaron ir porque se imaginaron que buscaban un pretexto para salir a divertirse.

Ejemplos correctos:


a) Los alumnos querían ir a clases en domingo, sin embargo sus padres no los dejaron ir porque se imaginaron que buscaban un pretexto para salir a divertirse.

b) Los alumnos querían ir a clases en domingo, pero sus padres no los dejaron ir porque se imaginaron que buscaban un pretexto para salir a divertirse.

En este articulo que hemos titulado "Pleonamos y ejemplos", ha quedado claro que el pleonasmo es una repetición innecesaria, pues la idea se entiende si omitimos la redundancia.

¿Y tú qué otros ejemplos de pleonasmos conoces?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por contactarnos. En breve le responderemos.