10 de abril de 2019

▷Cómo tener una BUENA REDACCIÓN [25 claves eficaces]✍

Cómo tener una buena redacción

Causan buena impresión los textos bien escritos, de eso no hay duda.✍ Sin embargo, a veces carecemos de la técnica, conocimientos o estrategias para realizarlos bien. Pensando en eso, aquí expongo claves eficaces sobre cómo tener una buena redacción


Si apenas inicias en la escritura pero aplicas las estrategias, que aquí explicamos, para mejorar la forma de escribir, vas a ser un buen redactor. Y si ya llevas un buen trecho en el oficio de la escritura, reforzarás tus conocimientos.


Quienes redactan bien no es por casualidad. Se han esforzado por conseguirlo. Han escrito, tachado y hasta arrojado, al cesto de papeles, las hojas donde han intentado plasmar de manera clara las ideas.

En otros términos, cualquiera que se esfuerce puede lograr una buena redacción. Solo requiere voluntad para lograrlo.



Cómo tener una buena redacción


Para tener una clara escritura es necesario seguir algunas sugerencias, no muy difíciles de cumplir.


Cómo tener una buena redacción, las pautas para lograrlo:


Ir directamente a:

  • Voluntad
  • Leer
  • Practicar la redacción
  • No repetir las mismas palabras
  • Escribir oraciones cortas
  • Mejor párrafos cortos
  • Ser natural en la escritura
  • Evitar frases rimbombantes
  • Evitar frases hechas o comunes
  • Evitar palabras o expresiones vacías
  • Evitar cacofonías
  • No abusar de verbos que sirven para todo
  • Emplear palabras con el significado preciso
  • Usar vocablos de acuerdo a quien va dirigido el texto
  • Comienzo atractivo de la redacción
  • Evitar el queísmo
  • Evitar el dequeísmo
  • Contradicciones en el texto
  • Evitar la falta de continuidad en el texto
  • No cometer anfibologías
  • Especificar las siglas
  • Trazar la estructura del texto
  • Dejar reposar el texto
  • Pulir los textos
  • Escribir borradores


  • Quizá también te interese leer:

    Cómo echar a perder escritos por los usos incorrectos del gerundio en español

    1. Voluntad


    La voluntad de querer escribir bien, es lo primero que se necesita. Quien no esté dispuesto a tener una excelente manera de escribir, producirá textos incomprensibles y llenos de faltas ortográficas y gramaticales.


    2. Leer


    Para tener una buena redacción es imprescindible leer y leer. 

    Mientras alguien lee -de preferencia obras literarias- aprende ortografía, amplia su vocabulario y se percata cómo están escritas las expresiones, sin que se  percate de ese aprendizaje silencioso.

    Así que si quieres ser un buen redactor, la sugerencia es que leas mucho. Y, de preferencia, buenas obras literarias. ¿Has leído a los Nobel de Literatura Gabriel García Márquez y Mario Vargas Llosa?


    3.Practicar la redacción


    La práctica hace al maestro, dice una sentencia popular. Y es cierto. Quienes sobresalen en un oficio o disciplina, casi siempre tienen muchas horas de práctica.

    Si alguien desea ser un excelente redactor, tendrá que ejercitarse en la escritura, de manera regular. Los diarios personales son muy útiles para perfeccionar la manera de escribir.

    Para tener una buena escritura, hay que escribir y escribir.

    Si no estás muy adentrado en el oficio de escribir, empieza con las descripciones de personas, lugares o situaciones. La próxima vez, por ejemplo, que salgas a la calle, observa el vestido, la fisonomía y los gestos de una persona; tan pronto tengas tiempo, describe a esa persona en tu libreta, celular o computadora.

    4. No repetir las mismas palabras


    Los textos donde abundan las repeticiones de una misma palabra o sus derivaciones, causan una mala impresión de su autor. Connotan descuido al escribir o una pobreza de vocabulario.

    Fijate en esta frase: Ayer por la tarde se me hizo muy tarde para la reunión y eso que empezó tarde.

    ¿Verdad que no es muy agradable leerla o escucharla, aunque se entienda el mensaje?

    Para evitar las repeticiones de palabras en una frase o párrafo, basta con utilizar sinónimos o, en otros casos, cambiar dos o tres palabras.


    5. Escribir oraciones cortas


    A fin de evitar incomprensiones en el texto, debemos usar expresiones cortas. Cuando no tenemos mucha experiencia en la redacción lo mejor es seguir este orden: sujeto, verbo, complemento.

    Ejemplo de una oración corta con el orden sujeto, verbo, complemento:

    El perro blanco mordió a mi vecino.

    Ya después, cuando tengamos un dominio mayor de las palabras escritas, podemos invertir el orden o utilizar frases más largas en nuestros textos.



    6. Mejor párrafos cortos


    Los párrafos largos espantan al lector medio: no inicia la lectura o la abandona pronto. 

    Si te fijas, en Internet la mayoría de los párrafos son cortos, como una forma de no ahuyentar al lector perezoso.

    En obras narrativas o en los textos destinados para lectores académicos se pueden usar oraciones y párrafos largos (siempre y cuando no causen incomprensiones del mensaje).

    Por ejemplo, el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, se da el lujo de escribir expresiones y párrafos largos porque tiene un dominio brutal de la escritura, que consiguió con mucha práctica en el oficio periodístico.

    Expongo un ejemplo de la escritura con frases largas, pero que no causan incomprensiones del texto, se trata del inicio de la novela Cien años de soledad, de García Márquez:


    "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo".



    7. Ser natural en la escritura


    Muchos redactores inexpertos utilizan frases muy rebuscadas, con el propósito de dar la apariencia de una amplia cultura. 

    Para dar a entender que una pared es blanca, basta con escribir: esa pared es blanca, y el lector lo entenderá.

    En cambio, para significar la misma idea alguien podría plasmar esta expresión rebuscada:  Pintada con una capa límpida como la leche estaba la fachada amplia que sostenía la casa.


    8. Evitar frases rimbombantes


    Frases rimbombantes aluden a frases muy adornadas como la anterior, para significar que la pared es blanca. En una redacción es recomendable evitar las expresiones rimbombantes.



    9. Evitar frases hechas o comunes


    Otra de las recomendaciones respecto a cómo tener una buena redacción, es no usar frases hechas o comunes, que son aquellas muy usadas en la escritura.

    En un principio estas frases hechas causaron impacto, pero debido al abuso han perdido la efectividad.

    Ejemplos de frases hechas o comunes:

    Frío glacial
    Titiraba de miedo
    Muerto de miedo
    Talle de palmera
    Moribunda tarde

    En muchos textos, incluso los publicados por alguna editorial, abundan las frases hechas o comunes.


    10. Evitar palabras o expresiones vacías



    Las palabras o expresiones vacías aportan poco valor al significado.

    Ejemplo de palabras o expresiones vacías:

    Bonita,
    redacción bonita,
    tarde bonita,
    tarde alegre,
    tarde triste,
    era un hombre muy macho,

    Para evitar las palabras o frases vacías lo indicado es describir, por ejemplo, por qué es una redacción o tarde bonita, o por qué ese hombre es muy macho.


    11. Evitar cacofonías


    Hay cacofonía en una frase cuando la pronunciación produce sonidos poco agradables, debido a la repetición de fonemas en dos más palabras.

    Ejemplo de cacofonías en una frase:

    El agua fría del otro día enfermó a mi tía.

    En color rojo están las palabras que producen la cacofonía.

    Los adverbios terminados en mente que están de manera continua en el texto producen también un sonido no muy agradable.


    12. No abusar de verbos que sirven para todo


    En la escritura, con frecuencia se abusa de algunos verbos que pueden usarse para emitir varios significaciones. Uno de estos verbo es hacer.

    Ejemplo del uso inadecuado del verbo hacer:

    Hizo la pintura.
    Hizo la comida.
    Hizo la cama.

    Lo más correcto es cambiar el verbo hacer por otro que realmente dé un significado más preciso.

    Las frases anteriores, podrían escribirse así:

    Pintó un cuadro
    Cocinó.
    Tendió la cama.


    13. Emplear palabras con el significado preciso


    No por parecer culto escribamos palabras como estas: demiurgos, espejismos, ontológico. No está mal que escribamos esas palabras, el error estriba en que las usemos sin conocer realmente lo que significan. 

    Al utilizar palabras o frases muy rimbombantes o rebuscadas podría la redacción no entenderse y eso es lo que justamente no queremos.


    14. Usar vocablos de acuerdo a quien va dirigido el texto


    Si el texto está destinado para que sea comprendido por el lector medio, debe usarse un vocabulario fácil de entender.

    Debemos evitar palabras muy técnicas o propios de una jerga lingüística. 

    Así, no sería apropiado escribir para al lector medio algo como esto: los mensajes de los mass media no son decodificados por el receptor, por lo general, como los ha pensado el emisor.

    Es casi seguro que muchos no lo entenderían.

    En cambio, ese misma idea podría quedar mejor así, a fin de que pudiera ser entendida por un público más amplio:

    Muchas veces,  el público no capta la idea que se quiso transmitir en los mensajes emitidos por la televisión, la radio, la prensa y otros medios informativos.


    15. Comienzo atractivo de la redacción


    Las primeras frases de cualquier texto son cruciales para que el lector siga leyendo o abandone la lectura.

    El redactor debe buscar un ángulo atractivo para "enganchar" al lector y no soltarlo hasta que termine de leer.

    Las primeras líneas del texto pueden ser asomos de algún hecho atrayente o de una descripción amena.

    En fín, no hay recetas para "atrapar" al lector. Esto se consigue con la experiencia.

    Una vez que hayamos tomado del cuello al lector y lo tengamos sentado frente a nuestro texto, debemos empezar con el desarrollo del tema de inmediato.


    Por ejemplo si nuestro tema fuera: "características de las madres solteras", ya que hayamos "enganchado" al lector, no vamos a comenzar con un panorama de las vivencias de algunas madres en el mundo, sino que empezaremos con aquello que distingue a este tipo de mujeres.


    Queísmo y dequeísmo






    16. Evitar el queísmo


    Mucho consideran de manera equivocada que se incurre en queísmo cuando se repite muchas veces el vocablo "que" en un párrafo o frase.



    Pero en realidad el queísmo ocurre cuando se emplea mal la palabra "que" en alguna expresión, debido a la supresión de una preposición o vocablo.



    Ejemplos de queísmo:



    I. Acuérdate que no tenemos ganas de estudiar.



    A esta expresión se la ha suprimido la preposición "de".



    Forma correcta:  Acuérdate de que no tenemos ganas de estudiar.


    II. Fíjate que no me habla, en lugar de fíjate en que no me habla. El error se da por la supresión de la preposición necesaria "en".

    III. Renuncia que lo amen, en lugar de renuncia a que lo amen. Ocurre el error debido a la supresión de la preposición "a"

    17. Evitar el dequeísmo


    Ocurre el dequeísmo cuando de manera incorrecta se adiciona la preposición "de" antes del vocablo "que", en una oración o frase.

    Ejemplos de dequeísmo:

    Creíamos de que ganaríamos, en lugar de creímos que ganaríamos.

    Su ilusión es de que gane la carrera, en lugar de su ilusión es que gane la carrera.

    18. Evitar Contradicciones en el texto


    Se origina cuando en la misma oración se niega y se afirma una idea.

    Ejemplo de contradicción en el texto:

    No es necesario que vengas, pero te requerimos aquí.


    19. Evitar la falta de continuidad en el texto


    La falta de continuidad en el texto ocurre cuando una proposición sigue a la primera sin que hay ninguna relación.

    Ejemplo donde hay falta de continuidad:

    El arte de escribir bien requiere disciplina pero hay libros de redacción buenos que se deben leer y se debe tener constancia en la escritura.

    En la expresión anterior no hay continuidad en las ideas. 

    En muchos de los textos que me han dado a revisar, no se entienden las ideas o el mensaje, precisamente por la carencia de continuidad en las proposiciones.

    20. No cometer anfibologías


    Hay anfibología cuando las palabras se combinan de manera descuidada en las frases, lo cual origina confusión en lo que se quiere expresar.

    Aquí unos ejemplos:

    Se hacen tortillas de mano.

    Cuando los alumnos llegaron a ver a los maestros estaban borrachos.

    Quizá en la primera oración se pretendía decir que se hacían tortillas con las manos; pero se entiende que las tortillas que se hacen son de mano.

    En la segunda expresión no se sabe con precisión si quiénes estaban borrachos eran los alumnos o los maestros.


    La anfibología, el queísmo, el dequeísmo y la cacofonía forman parte de los vicios del lenguaje, en los que no debemos incurrir.

    21. Especificar las siglas


    Una sigla es la palabra o abreviatura que se forma con algunas letras de los nombres de organizaciones.

    Ejemplo de siglas:

    ONU
    UNESCO

    Las siglas deben ser especificadas desde la primera vez que se mencionen en el texto, a fin de que el lector sepa el significado cuando las vuelva a leer en el transcurso del texto.

    Ejemplo de cómo especificar el significado de las siglas:

    La Organización de las Naciones Unidas (ONU) es muy útil para las sociedades.

    Hasta aquí, las sugerencias de lo que debe hacerse o no en el momento de escribir.

    Pero hay otras pautas sobre cómo tener una buena redacción. Se refieren estas a lo que hay que hacer para construir y afinar los textos:

    Cómo tener una buena redacción:

    Trazar la estructura de los textos

    Pulir los textos


    Detallemos esto:

    22. Trazar la estructura del texto

    22.I Dividir el texto en temas y subtemas


    El escrito es conveniente dividirlo por temas y subtemas.

    Los temas son los puntos más importantes a desarrollar. Mientras que los subtemas van ligados a los primeros.

    Ejemplo breve de tema y la división en subtemas:

    Tema: La delincuencia en el mundo

    Subtemas:

    El crimen en España

    Las drogas en Estados Unidos incrementan la delincuencia juvenil

    La falta de valores morales en China provoca aumento de asesinatos


    La división del texto en temas y subtemas le da una estructura útil al escrito. Es cómo si le construyeras columnas, lo que evitará divagaciones. Además, esta estructura te permitirá un desarrollo eficaz de la redacción.

    23. Dejar reposar el texto


    Cuando terminemos de redactar el texto debemos alejarnos de él. Luego de varios días, volvemos a él, con el propósito de encontrar más errores.

    Debemos leer nuestro texto como un crítico implacable, como si el escrito no fuera nuestro y quisiéramos destrozarlo, con nuestro ojo crítico.

    El objetivo de esta lectura es encontrar errores de dedo, ortográficos y de comprensión.

    Conviene leer el texto en voz alta; esto es eficaz para descubrir las faltas en las que hayamos incurrido.




    Cómo tener una buena redacción: pulir los textos, recomendación que no debe olvidarse


    24. Pulir los textos


    Después de revisar el texto como si no fuera nuestro, procedemos a corregir los errores que hayamos encontrado y a mejorarlo.


    25. Escribir borradores


    Pocos (o casi ninguno) son quienes logran un escrito casi perfecto en la primera versión.

    Quienes tenemos la experiencia de la escritura sabemos que siempre habrá necesidad de corregir, tachar, desechar y reescribir el texto, antes de acabarlo.

    Así que ya sabes, corregir no es algo que deba asustarte.

    Los grandes escritores antes de publicar sus obras maestras las han tachado, corregido y reescrito.

    Comentarios de despedida


    He explicado las pautas necesarias respecto a cómo tener una buena redacción. Hay más, pero estas son las básicas para lograr excelentes escritos. 


    Quizá también quieras leer:

    Guía de lugares comunes a evitar en la escritura, ejemplos

    No hay comentarios.:

    Publicar un comentario

    Gracias por contactarnos. En breve le responderemos.